Bengaluru-Munnar-Bengaluru: en las montañas azules

Bengaluru-Munnar-Bengaluru: en las montañas azules

Casi me resistí a ir en este disco porque la tarea se produjo durante el momento más ocupado de mi año profesional. Pero fue imposible rechazar el atractivo de viajar por los pliegues de los Ghats occidentales a través de tres estados, hasta su punto más alto en Anamudi en el Parque Nacional Eravikulam, el más bajo en el Palakkad Gap, y a través del Nilgiris, el 'conjunto 'Eso lo conecta con los Ghats orientales. La otra gran atracción estaba conduciendo a través de High Range de Munnar en un momento en que estaría velada en una llovizna fina, brumosa y fuera de temporada.

Parque Nacional de Bandipur (Foto por Listeners Vision)

Nosotros, mi esposo Ramesh y yo, habíamos decidido comenzar temprano en la mañana desde Bengaluru, pero para cuando nuestro conductor apareció, eran más de las 9 am. Como resultado, quedamos atrapados en uno de los infames giros de tráfico de Bengaluru, que continuaron en Mysore Road también. Sin embargo, el Parque Nacional de Bandipur compensa con creces todo eso. Llegamos a Bandipur un poco después de las dos y nos dirigimos directamente a MC Resorts en el borde del bosque. El complejo tenía un safari en Bandipur a las 4.30 p. M., Y lo subimos.

Desafortunadamente, fuimos acompañados por un grupo de muchachos que insistían en hacer chistes y en general hacer tanto ruido que no solo era molesto, sino que también, para la amarga decepción del resto de nosotros, un tigre que se fue a la calle. el camino giró la cola y se escabulló de vuelta a la maleza. Vimos varios otros animales, sin embargo: grandes grupos de ciervos, elefantes, pavos reales, gaur, loros, águilas y monos.

Parque Nacional Bandipur (Foto por Yathin S Krishnappa)

Lo más destacado de la parada de Bandipur fue la caminata a la mañana siguiente. Ramesh y yo estábamos despiertos a las 6 a. M. Y Mara, la guía Betta Kuruba del resort, nos llevó a una colina llamada Aladagedde Betta. En el sendero, estaban las marcas de un leopardo, y cuando comenzamos a subir, pudimos ver familias de ciervos que habían llegado a la orilla del bosque a pastar, viéndonos con leve preocupación. El altozano, aunque pequeño, ofrecía una magnífica vista del bosque. Subir Himavad Gopalaswamy Betta (4,770 pies) resultó ser gratificante. Había un templo del siglo XIII con una gran vista de Bandipur y las colinas circundantes de Neeladri, Hamsadri, Garudadri, Pallava y Mallikajunagiri y varias gargantas. Cuando bajamos, un niño nos indicó que nos detuviéramos y nos señaló una manada de elefantes, con tres adultos y dos bebés.

Conduciendo a través de los parques naturales de Bandipur y Mudumalai hacia Ooty, los caminos eran desiguales, con algunos tramos que eran particularmente malos. Llegamos a Ooty, nos registramos en nuestro hotel, fuimos a Fernhill y luego a Charing Cross para dosas en Nahar's Chandan Restaurant y luego al Wally's Coffee Pub para tomar un exquisito café y pastel. A la mañana siguiente, nos estábamos preparando para ir a Coonoor, cuando nos encontramos con nuestro amigo inglés Allen, que está casado con una mujer de la tribu Toda y que ha vivido en Nilgiris durante casi 40 años. Sugirió que visitáramos un Mund entero, o asentamiento / aldea. A Toda mund puede ser bastante grande con hasta 50 familias viviendo en ella, o puede ser pequeña con solo un puñado de familias, como la que visitamos cerca de Tamizhagam, la casa de huéspedes oficial del primer ministro de Tamil Nadu.

Ooty (Foto por Vinayaraj)

Las Todas es uno de los habitantes originales de los Nilgiris, junto con los Badagas, los Kotas y los Kurubas. Solían vivir en las partes más altas de los Nilgiris, y su ascendencia aún permanece envuelta en el misterio; conjeturas interesantes incluyen teorías de la descendencia de los griegos y las tribus perdidas de Israel. El idioma Toda pertenece a la familia Dravidian. Solían, en un momento, vivir en viviendas inusuales hechas de bambú y caña, con pequeñas aberturas por las que se arrastrarían. Los munds aún conservan santuarios de caña de bambú o templos, que son bastante fascinantes.

Después de la visita, condujimos hacia Coonoor, un precioso camino con el Coimbatore las llanuras se extendían abajo como una maqueta, las laderas se extendían hasta donde alcanzaba la vista por ambos lados, y las nubes bajaban y se alejaban en lo que parecía ser un juego que jugaban con la tierra abajo. Este es uno de los tramos más bellos de todo el disco. En Coonoor, tuvimos una estancia muy agradable en Velan's, un hotel iniciado por los británicos, que ha conservado su encanto del viejo mundo. Coonoor no es tan morbosamente frío como Ooty y por eso las noches son agradables. Fuimos a dar un largo paseo y nos dijeron que lleváramos un paraguas, y efectivamente había una fina llovizna más tarde.

Coonoor Tea Gardens (Foto por Premkudva)

Pasar de Coonoor a Thrissur es un poco sorprendente ya que te arrojas al calor humeante de un frío acogedor, y en el bullicio de una ciudad desde la tranquilidad de una pequeña estación de montaña. Nos registramos en nuestro hotel solo para descubrir que un 24-hr Hartal (huelga) debía comenzar a la medianoche, así que nos fuimos rápidamente a Fort Kochi, un lugar encantador con sus cafés frente al mar y la acera y edificios antiguos. Nos lo pasamos genial caminando alrededor de Fort Kochi y el Mercado Mattancherry, donde se podía oler las mercancías de los antiguos almacenes a pesar de que sus puertas estaban cerradas.Bajar por este antiguo mercado es dejarse llevar en otro momento, cuando los barcos atracados aquí traen comerciantes y productos de otros países.

Munnar, nuestra última parada, nos ofreció un alto literal. A medida que el camino serpentea hacia la ciudad de la colina, te sorprenderán los stands de sholas gruesos y casi intactos y lo limpio que es todo. A la mañana siguiente, nos levantamos temprano para visitar Parque Nacional Eravikulam, no solo para ver el tahr de Nilgiri, sino también para mirar a Anamudi, el pico más alto de este lado del Himalaya y el paisaje en general: praderas onduladas, pequeños montículos y bosques de shola. Esperaba ver una manada de tahr, pero solo vimos uno que se alejó rápidamente como si tuviera prisa.

Regresamos a Bangalore a través de Palakkad, desde donde el camino es ideal para parte del camino porque es una carretera de peaje bellamente mantenida, libre de camiones y otros vehículos pesados. Hay grandes extensiones de nada a cada lado, y el camino parecía un puente entre el júbilo que sentimos por el viaje y la idea de volver a las demandas del trabajo y la ciudad.

Parque Nacional Eravikullam (Foto por ankyuk)

Nuestra última parada fue Salem, que llegamos a un domingo, cuando todo estaba cerrado. Salimos 15 km hasta Kandhasramam, un templo a Lord Murugan, posado en una colina, y nos quedamos mirando la ciudad de Salem, que se extendía como un Lego a lo lejos. Estábamos rodeados de altos árboles, los pájaros cantaban alegremente en las ramas que nos rodeaban y un viento salvaje silbaba en los bosques que se extendían ante nosotros. Fue un final apropiado para nuestra unidad de 10 días.

EN EL CAMINO

Esta unidad recorre tres estados: Karnataka, Tamil Nadu y Kerala, a través de bosques protegidos, ghats, a través de las llanuras de la ciudad y el campo y junto al mar. La condición del camino varía a través de la ruta. Desde Bengaluru hasta Bandipur, las carreteras son bastante buenas, pero a partir de aquí a través de Mudumalai, están en mal estado. El tramo hasta Ooty a través de Gudalur es decente, excepto por el hecho de que hay trabajos de reparación y el camino que sube tiende a bloquearse. De manera similar, a lo largo de toda la ruta de regreso, comenzando un poco después de Avanashi hasta Hosur, hay obras viales considerables y hay tramos frecuentes donde el camino es solo barro y polvo.

Munnar (Foto por Bimal K C)

Los tramos hasta Munnar y hasta Coonoor son un poco complicados, especialmente si llueve o nieva, y deben negociarse con cuidado. Lo mejor es evitar estos estiramientos por la noche. De Bengaluru a Mysore, tomas SH17; de Mysore a Gudalur a través de Bandipur y Mudumalai estás en NH212. Luego tome Mettupalaiyam Road o NH67 desde Gudalur a Coimbatore por Ooty y Coonoor. De Coimbatore a Thrissur y luego a Kochi, es NH47. De Kochi a Munnar, estás en NH49. De regreso a Coimbatore vía Kalady (NH49), Angamaly, Chalakkudy, Vadakancherri, Alathur y Palakkad (NH47) y de allí a Salem, nuevamente en NH47. Desde aquí, continúa en NH7 a Bangalore. Bombas de gasolina, talleres de reparación de pinchazos, dhabas y garajes están disponibles en abundancia en esta ruta. Solo hay dos tramos donde casi no hay nada: entre Mandya y Srirangapatna, y entre Madukkarai y Karumadampatti. Mientras maneja de Coonoor a Coimbatore, y de Munnar a Palakkad, es aconsejable comenzar muy temprano en la mañana, ya que las carreteras tienden a llenarse más tarde en el día y no disfrutará tanto de la vista espectacular. Además, recuerde que los tramos dentro y fuera de Kochi y Bangalore estarán muy concurridos durante las horas punta.

Sobre el Autor:

Kala Ramesh es una escritora independiente que enseña escritura en una universidad de Bangalore. Le gusta viajar en coche y no le gusta nada más que unas vacaciones fuera de ritmo. Ella ama el aire libre y cambiaría estar en la naturaleza por casi cualquier cosa.

"

Compartir:

Páginas Similares

add